martes, 13 noviembre 2018

Nulidad de Remate

E-mail

 

La improvisación por la falta de conocimientos básicos o por descuidos, en el ejercicio de la profesión, es motivo para que el martillero cometa errores cuyas consecuencias pueden llegar a producir la nulidad del remate. El criterio a aplicar en casos de nulidad del remate debe ser de carácter restrictivo, evitándose de esa forma crear un clima contrario al que debe inspirar toda subasta avalada por la actuación judicial.


rematesPlantear la Nulidad
Con respecto a la publicación de edictos, la jurisprudencia se mostró severa, anulando en algunos casos el remate judicial, cuando en los publicados en el Boletín Oficial se anunció una determinada fecha y en otro diario una distinta, con lo que se violó un requisito esencial; la designación anticipada del día y la hora en que se verificará el acto.


Adjudicación
Se ha anulado el remate si se comprobó que la adjudicación no fue hecha a quien formulo la oferta y es reconocido, el hecho por el martillero o bien cuando se declaró comprador a quien no había formulado la última oferta.


Será también, anulado el acto cuando informa el martillero que no se pudo llevar a cabo normalmente a causa de un incidente que impidió determinar el mejor postor y quedar pocas personas en el local de ventas.


Seña
La circunstancia de que el remate quedara sin efecto porque el adquirente carecía de dinero para hacer efectiva la seña.


Concurrencia
La asistencia de un solo interesado no es causal de nulidad de la venta, si se ha obtenido un precio mayor al fijado.


Única oferta
No puede fundarse la nulidad de la subasta en haberse celebrado mediante única oferta o por no haberse mejorado la base, ni por bajo precio.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos